La Mesa del Parlamento de Cataluña ha decidido aceptar la delegación de voto de Carles Puigdemont, que se encuentra encarcelado en Alemania a la espera de ue la justicia alemana dicte o no su extradición.

La decisión de la Mesa se ha tomado con los votos a favor de los miembros de JxCat y ERC, y los votos en contra de Cs y el PSC y a pesar de las advertencias también contrarias a esta decisión hechas por los letrados de la cámara que dejaron la decisión en manos del órgano rector del Parlament.

Con esta medida, Carles Puigdemont podrá delegar su voto en otro diputado en futuros plenos del Parlamento catalán, a pesar de que esta opción le había sido prohibida por el Tribunal Constitucional después del recurso presentado por el gobierno central cuando el expresidente quiso presentar su candidatura para ser investido de nuevo.

En los últimos plenos del Parlament, los diputados que se encontraban encarcelados ya habían delegado su voto en otros diputados de la cámara, una situación que no se dio en el caso de los diputados que se encontraban huidos en el extranjero, Carles Puigdemont y Toni Comín.

Desde JxCat se defiende que ahora las circunstancias de Carles Puigdemont son las mismas de las de los diputados que se encuentran en la prisión en España, y que al estar privado de libertad como ellos tiene que tener los mismos derechos.