La declaración política que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, tiene prevista por el próximo 4 de septiembre despierta expectativas en la CUP, según se concluye de una respuesta del diputado cupaire Carles Riera a El Periódico.

Entrevistado por este diario, Riera manifiesta que los cupaires esperan que Torra "dé por acabado el diálogo con el Estado, porque ya ha dicho que no se hablará sobre el derecho de autodeterminación; que se comprometa a hacer efectiva la república en un plazo corto de tiempo, en los próximos nueve meses; y que se garanticen políticas que permitan el control público de los recursos básicos y que estén al servicio del pueblo y no de las empresas que después del 3-O se marcharon de Cataluña".

En cuanto a si se arrepiente de haber facilitado la investidura de Torra, Riera dice que "es pronto para hacer un análisis definitivo", si bien reprocha al gobierno catalán que "más allá de declaraciones y símbolos, ninguna actuación concreta que indique una ruptura con el Estado". El cupaire aboga por que el gobierno vuelva "a la vía unilateral, a la desobediencia, después del ciclo de movilizaciones que se acerca".

Sobre un eventual apoyo de la CUP a la aprobación de los presupuestos, Riera ha dicho que es "muy poco probable", ya que "en la pasada legislatura nos forzaron con el referéndum y fue una falsedad. No volveremos a caer en la misma trampa. Para la república no hace falta un presupuesto autonómico".

La conferencia de Torra
Por su parte, el presidente Torra no ha dado demasiados detalles sobre su conferencia del 4 de septiembre en una entrevista concedida a Vilaweb. Se ha limitado a responder que no presentará una hoja de ruta, sino un análisis que incluye una autocrítica. Según dice, pretende "retomar la iniciativa, pasar de la fase de la restitución a otra fase".

En ese sentido, se ha referido al desarrollo de "las vías de acción republicana, es decir, el exilio, el Parlamento, el gobierno, los ayuntamientos y de una manera especial de la sociedad civil organizada adulta". Preguntado sobre cómo se hará efectiva la república, ha respondido que trabajando para "crear otro momento". Rechaza, eso sí, otro referéndum: "Creo que no. Esta pantalla, nosotros ya la hemos pasado".