El gobierno de la Generalitat que presidía Carles Puigdemont había preparado la expropiación de las licencias de emisión de radios y televisiones españolas públicas y privadas, revela El Confidencial.

Este diario añade que la Guardia Civil encontró cartas ya redactadas para comunicar la expropiación de licencias a los presidentes de Atresmedia, Mediaset, Radio Televisión Española (RTVE), Prisa, Movistar, Cope, Vocento y Unidad Editorial. De hecho, muestra un documento que incluye la lista de grupos de medios destinatarios.

Según la misma información, se les indica que tendrán que concurrir a un nuevo proceso de adjudicación de frecuencias para poder seguir emitiendo en Cataluña.

Las cartas fueron localizadas en el despacho de Antoni Molins, uno de los altos cargos encausados por el proceso que entonces era secretario de Difusión  y Atención Ciudadana y ahora es el secretario de Comunicación y Medios de Comunicación del gobierno de Quim Torra.

Aquellos mensajes empezaban así: "Como bien sabe, Cataluña se ha constituido, por la vía de un proceso democrático, en un nuevo Estado de Europa".

Otras cartas, añade El Confidencial, tenían como destinatarios a autoridades españolas e internacionales. Uno de ellos era José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo hasta 2016. La Generalitat expresaba "voluntad de colaboración entre los dos países" partiendo de que "Cataluña dispone ahora de plenas competencias en el ámbito de las telecomunicaciones y los servicios de comunicación audiovisual".