Después de defender que no había cometido "ninguna irregularidad", la ministra de Sanidad, Carmen Montón, ha renunciado finalmente a su cargo por las presuntas irregularidades en el máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos.

La renuncia se produce la misma tarde en que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha salido en defensa de Montón asegurando que "está haciendo un gran trabajo y lo seguirá haciendo".

El cambio de estrategia de Moncloa se produce después de conocerse que la ministra también copió gran parte de su trabajo de fin de máster (TFM) de la Wikipedia y de artículos encontrados en internet.

Montón es la segunda ministra del gobierno de Sánchez que deja el cargo durante los 100 primeros días de gobierno del PSOE. El primero fue Màxim Huerta, que fue nombrado ministro de Cultura pero que no duró ni una semana en el cargo cuando se hizo público que fue condenado por defraudar 218.000 euros a Hacienda.

Sánchez no quiere que ninguna sombra de sospecha plane sobre los miembros de su gobierno ni que este caso sea utilizado para que dirigentes populares se escuden en la situación de la ministra para minimizar que su líder, Pablo Casado, está pendiente de ser investigado por las presuntas irregularidades de su máster.