Arran, organización juvenil próxima a la CUP, ha reivindicado la quema de fotos del copríncipe de Andorra y arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives, durante la fiesta mayor de la Seu d'Urgell.

En este acto de protesta, Arran Alt Urgell hizo público un manifiesto a favor de la despenalización del aborto en Andorra. El colectivo asegura estar "harto" de que la Iglesia quiera decidir sobre la vida de las mujeres.

Desde Arran se denuncia que cada tres días una mujer de Andorra tiene que malir del país de los Pirineos para interrumpir el embarazo, una situación de la cual hacen responsable al arzobispo de la Seu.

Ha sido a través de las redes sociales donde Arran Alt Urgell ha reivindicado esta acción de protesta. De hecho, en su cuenta de Twitter han publicado un vídeo en el cual denuncian que en el Principado de Andorra abortar está penado con hasta tres años de prisión o cinco de inhabilitación.

El colectivo hace responsable de todo al arzobispo de la Seu d'Urgell, que como copríncipe de Andorra habría llegado a amenazar con "desestabilizar el país" si se despenaliza el aborto.

Arran Alt Urgell también aprovecha para ironizar sobre la investigación que el ayuntamiento de la Seu d'Urgell ha dicho que hará por el hecho que tres chicas subieran a un escenario durante fiesta mayor a leer un manifiesto y quemar fotos de Vives. En un mensaje en Twitter, Arran dice: "¿Qué tal, Ayuntamiento de la Seu? ¿Cómo va la investigación?".