Oriol Pujol Ferrusola es el primer miembro de la que fue la familia más poderosa de Cataluña que ha sido condenado a prisión por sus negocios ilegales. Pero no ha ingresado todavía, lo cual le ha permitido pasar las vacaciones de agosto en libertad y no hay fecha anunciada para que entre.

Después del pacto entre Oriol Pujol y la Fiscalía con el objetivo de salvar su esposa, Anna Vidal, estaba cantada la condena. El pasado 27 de julio, justo antes de las vacaciones judiciales, se hizo el último ritual: la vista oral, en este caso de trámite. La sentencia fue la pactada y Oriol Pujol Ferrusola tiene que cumplir una pena de dos años y medio de prisión por haber cobrado comisiones y usar su influencia política para favorecer empresarios en el caso de las concesiones de las estaciones de ITV.

Aunque la Fiscalía anunció que pediría el ingreso a prisión de quién había sido designado para ser el futuro presidente de Cataluña, su abogado ya ha explicado que solicitará que se suspenda la pena. La razón es que ha sido condenado por tres delitos, ninguno de los cuales supera, por separado, los dos años de prisión.


SENTENCIA FIRME

La sentencia contra Oriol Pujol establece una condena de cinco meses de prisión por tráfico de influencias, una multa de 55.000 euros y la inhabilitación para ejercer cargo público. Además, la Audiencia lo ha condenado a ocho meses más de prisión por un delito de soborno y suspensión de trabajo y cargo público por un año, y por un delito continuado de falsedad en documento mercantil a la pena de un año y cinco meses más de prisión y 21.000 euros de multa.

En el pacto entre la defensa de Oriol Pujol y la Fiscalía se estipulaba su ingreso en la prisión. Todo indica, pero, que su estancia entre rejas, si se produce, quizás será breve. El letrado Xavier Melero, encargado normalmente de defender a los imputados convergentes, sabe que es factible una suspensión de las penas.

Además, la Audiencia Provincial ha sentenciado Anna Vidal Maragall a una pena de 15 meses por un delito de soborno y otro de falsedad. No obstante, estas penas pueden ser sustituidas por una multa de 69.750 euros, además de otra multa de 13.500 euros. De este modo, la familia Pujol-Vidal ha evitado la prisión de ella, pagando 82.250 euros.

La Fiscalía es muy partidaria de llegar a pactos para todo tipo de delitos, sobre todo los económicos. Uno de los fiscales anticorrupción con dilatada experiencia explica a EL TRIANGLE que con esta fórmula se consiguen más condenas y se aseguran, a la vez, que los culpables obtengan una pena, por más que en muchas ocasiones es menor de la que tendrían que tener, pero a la vez se recupera el dinero.


HECHOS PROBADOS

Según los hechos probados en la sentencia, que no se puede recorrer, en 2011 el entonces secretario general de Industria de la Generalitat, Enric Colet, nombró Josep Tous como el encargado de solucionar los conflictos judiciales para las concesiones de los nuevos lotes de las ITV en Cataluña. Esto lo hizo por una “sugerencia activa” de Oriol Pujol, que usó su influencia como secretario general de Convergència y también como presidente del grupo parlamentario.

Según el relato aceptado por todas las partes, Oriol Pujol tenía interés en que Tous fuera el encargado porque se lo había pedido su amigo Sergi Alsina con el objetivo de favorecer “los intereses privados” de Ricard Puignou, uno de los empresarios interesados en el nuevo plan territorial de las ITV. Puignou pagó entre diciembre del 2010 y febrero del 2012 varias cantidades a Alsina para que este usara su amistad con Oriol Pujol. A la vez, Sergi Alsina pagaba 2.360 euros mensuales a Josep Tous, el responsable de la Generalitat de ordenar el sector.

De este modo, según la sentencia, el plan consistió en crear una sociedad, Upprime, que se vería favorecida en el reparto. A pesar de esto, al final se fue a pique al descubrirse el pastel. Upprime fue liderada por Oriol Pujol con Sergi Alsina y Sergi Pastor.

 

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE ESTA SEMANA