"Lo que encontramos en ese pozo es una cosa peculiar", ha señalado el presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Fernando Martí Scharfhausen, en una comparecencia en el Congreso de los Diputados en la que ha admitido la detección de sustancias radiactivas en la central nuclear de Ascó I.

Sin embargo, ha restado importancia a este hecho y ha indicado que sólo se tiene que determinar el motivo de la presencia de estas sustancias. Las indagaciones ya han empezado y Martí se ha comprometido a informar de los resultados.

Preguntado por una emergencia del pasado mes de febrero en Ascó, el director del CSN ha explicado durante su comparecencia en la Comisión de Energía del Congreso que la detección tiene su origen en la recogida de muestras de varios pozos. Una de ellas mostraba niveles anómalos de cesio y otras sustancias.

Según el CSN, no existe ningún riesgo para la seguridad, la salud de los habitantes y el medio ambiente, pero su presidente ha reconocido que ahora mismo "no sabemos cómo puede haber llegado allí" la presencia de radiactividad.