Mediapro ha encajado un nuevo revés este lunes dos semanas después de haber fracasado en el intento de obtener los derechos de emisión de la Serie A, la primera división del fútbol italiano: el conglomerado empresarial de Jaume Roures ha perdido ante su gran rival, Telefónica, el pulso por los derechos de emisión de la liga española de fútbol.

Telefónica se ha impuesto con una oferta de 980 millones de euros anuales, un total de 2.940 millones de euros, y obtiene los partidos de La Liga durante el periodo 2019-2022. Movistar, así pues, ofrecerá en exclusiva un partido "en primera selección" de cada jornada -el llamado "partidazo"-, que puede ser de pago o de emisión en abierto, y también ocho partidos más en exclusiva de la primera división.

Mediapro se tendrá que conformar con ofrecer resúmenes en abierto de la primera y la segunda divisiones sólo en establecimientos públicos, los llamados "clientes no residenciales", además de partidos del play-off de ascenso de segunda a primera división.

Este mes de mayo, el conglomerado empresarial de Jaume Roures perdió los derechos del fútbol italiano que había obtenido en una subasta por 1.050 millones de euros anuales (periodo 2018-2021) después de que Sky presentara una demanda ante los tribunales.

La justicia italiana anuló el contrato con Mediapro y, en una posterior subasta, Sky y Perform ganaron con una oferta de 970 millones anuales. Los clubes italianos, además, se han negado a devolver 64 millones que Mediapro había depositado como paga y señal.