Efectivos de la Inspección de Trabajo, acompañantes por agentes de los Mossos d'Esquadra, han accedido este jueves al matadero Patel (L'Esquirol, Osona), propiedad de uno de los gigantes de la industria agroalimentaria catalana, el grupo Vall Companys.

Su objetivo es determinar si emplea trabajadores de las llamadas falsas cooperativas, una fórmula que desvirtúa el modelo cooperativo con el que los empresarios han fortalecido su competitividad precarizando las condiciones laborales.

La inspección en este centro de trabajo de Vall Companys tiene lugar después de las entradas efectuadas a Le Porc Gourmet, matadero que el Grupo Jorge tiene en Santa Eugènia de Berga y punto caliente del conflicto laboral en el sector.

Estos mataderos han sido denunciados por los sindicatos por incumplimiento de la ley catalana de cooperativas, que obliga desde el año pasado a las empresas a equiparar las condiciones de los empleados aportados por las cooperativas con las de los trabajadores amparados por el convenio por el hecho de estar contratados directamente.