El monumento de Rafael Casanova situado en la ronda de Sant Pere de Barcelona se ha vuelto a llenar de flores este 11 de septiembre, en el primer acto de la Fiesta Nacional de Cataluña. La ausencia de los políticos encarcelados ha marcado el acto y los principales discursos.

A partir de las nueve de la mañana se han producido las ofrendas del Gobierno de la Generalitat con el presidente, Quim Torra al frente, y de la mesa del Parlamento de la mano de su presidente, Roger Torrent, que durante el día se desplazará hasta la prisión de Mas d'Enric del Catllar para visitar su predecesora, Carme Forcadell.

"No es una Fiesta Nacional normal, es excepcional porque tenemos presos y exiliados políticos", ha querido dejar claro el presidente del Parlamento, después del gesto institucional dónde ha aparecido acompañado por los miembros de la mesa. A pesar de esto, sí que ha querido remarcar que "es una Diada de todos" y que todos los ciudadanos la podrán vivir como quieran, desde el respecto a la libertad, la democracia, el civismo y el pacifismo.

La consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, también ha recordadoa  los líderes políticos presos. Artadi ha declarado que "el gobierno legítimo está en la prisión y en el exilio" y ha remarcado que, este año, los actos de la Diada se celebran alrededor de la idea de "carencia de libertades".

La alcaldesa Colau con un lazo amarillo
La Guardia Urbana ha acompañado la ofrenda floral del Ayuntamiento de Barcelona con Ada Colau al frente, que se ha presentado con un lazo amarillo en la solapa. Posteriormente se ha producido la ofrenda de la Diputación de Barcelona y otras instituciones y entidades, como por ejemplo partidos políticos y asociaciones culturales, deportivas y vecinales.

La alcaldesa de Barcelona ha sido contundente sobre el papel que cree que tienen que adoptar las instituciones este 11 de septiembre. "Hoy es la fiesta de Cataluña, de todo el mundo, de los derechos y libertades, de todo el país en su diversidad", ha avisado. Precisamente por eso, ha dicho, es su "obligación institucional" recordar las ausencias: "Jordi Cuixart, hombre de cultura y de paz está en la prisión, y como él, líderes independentistas que pueden ser adversarios políticos y con quienes podemos tener muchas diferencias, pero que no tendrían que estar en la prisión".

Entre otros, el secretario general del PSC, Miquel Iceta, también ha participado en la ofrenda floral. "Nada tiene que impedir el diálogo", ha sentenciado, a pesar de que también ha avisado que "no se le puede pedir a un gobierno que ponga una persona en libertad porque es una decisión que tiene que tomar el poder judicial". "No pongamos condiciones imposibles", ha pedido.