El eurodiputado ecosocialista, Ernest Urtasun, introdujo una propuesta, en abril de este año en el Parlamento comunitario, que pedía a la Comisión Europea y al Banco Europeo de Inversiones que "tomen medidas para evitar que los ciudadanos españoles tengan que abonar, bien mediante un déficit público más elevado, bien mediante el aumento de los costes de la energía, los 1.350 millones de euros en compensaciones por un proyecto precedido de una evaluación desastrosa". El euro parlamentario se refería al proyecte Castor, de almacenamiento de gas ante las costas de Vinaròs.

La iniciativa obtuvo la luz verde con una mayoría amplia de la eurocámara pero Bruselas no ha hecho absolutamente nada. Según informa 'Vozpopuli', los gobiernos catalán y valenciano, junto con varias plataformas sociales, quieren forzar que la Comisión y el BEI se pronuncien.

Algunas de las entidades que quieren re impulsar la iniciativa habían mostrado desde el inicio, informes en mano, su rechazo al proyecto de la constructora ACS presidida por Florentino Pérez. En septiembre de 2013, las costas de Castellón y las Tierras del Ebro sufrieron más de 500 terremotos en dos semanas por una inyección de gas.

El Gobierno suspendió temporalmente el proyecto y Florentino devolvió la concesión y ejecutó el cobro de una indemnización de 1.350 millones de euros que Rajoy aprobó de urgencia.