La familia  Lara ha alcanzado un principio de acuerdo con el fondo de inversión norteamericano Blackstone para venderle la sede de la editorial Planeta por 210 millones de euros.

Según publica El Mundo, Lara han descartado la oferta del Banco de Sabadell, cifrada en 170 millones, y fuentes citadas por EFE apuntan que Inversiones Hemisferio, la sociedad patrimonial de los Lara, puede culminar la operación con Blackstone en un par de semanas.

La previsión es que Planeta se quede como inquilino del inmueble, ubicado en el número 662 de la avenida Diagonal de Barcelona, que compró en 2001 al BBVA por casi 100 millones de euros.

Se trata del edificio histórico de Banca Catalana, la entidad fundada por el ex-presidente de la Generalitat Jordi Pujol, cuya crisis y quiebra, que dejó sin ahorros a miles de familias, dieron lugar a una investigación contra el entonces presidente que acabaría siendo archivada.