Un año después de haber trasladado su sede social a Madrid, el consejo de administración de Agbar ha decidido retornarla a Barcelona. El consejo de administración de SGAB, matriz del grupo Agbar, ha comunicado que ha decidido "fijar de nuevo su sede social en Barcelona".

Agbar decidió llevarse la sede social de la empresa a Madrid el pasado 7 de octubre, al poco de la consulta independentista del 1-O, un traslado que dijo que era "de carácter temporal con el objetivo de preservar la seguridad jurídica de los inversionistas y la protección de los intereses de sus trabajadores/as, clientes y proveedores".

La compañía de aguas de Barcelona fue una de las primeras grandes empresas que decidieron trasladar su sede social fuera de Cataluña en los días más efervescentes del proceso independentista. Otras empresas que hicieron lo mismo que Agbar fueron Banco Sabadell, CaixaBank o Gas Natural.

Ahora, según la dirección de la empresa, "la estabilidad económica ha propiciado que el consejo de administración de Agbar se haya decidido a adoptar esta medida", asegurando que "el cambio de domicilio social no ha tenido ninguna afectación en el servicio que prestamos a nuestros clientes ni ha afectado las inversiones planificadas, que se han ejecutado en los plazos previstos, reafirmando así el compromiso que el grupo mantiene históricamente con cada uno de nuestros usuarios".